EL MUNDO, 1 de abril de 2019.